module image

Tres factores que influyeron en la publicación de “Pasión y Fe”
Parte del discurso de Pío Serrano, editor de Verbum, Ginebra
Abril 2007


(Ver fotos abajo)


Como editor y con respecto a la escritura de Maritza quiero subrayar los tres factores que más atrajeron nuestra atención: el uso de la lengua española, la selección del territorio hispanoamericano y la aguda penetración en los conflictos más universales de la mujer.

No es frecuente que un autor, después de residir cerca de dos décadas en el ámbito de una nueva lengua, tenga el coraje de regresar a su lengua de nacimiento. Quizás uno de los casos más representativos de la tentación queproduce en el escritor la nueva lengua de recepción sea el del polaco Joseph Conrad quien, después de fijar su residencia en Inglaterra, se adscribió a la lengua inglesa para entregarnos el atormentado universo de sus historias. Este no es el caso de Maritza López-Lasso. Ella, después de vivir en Francia, Italia y Suiza, optó por regresar a sus orígenes y recuperar su identidad mediante el lenguaje con el que se asomó al mundo y con el que comenzó a nombrar el universo de su infancia. Comprendió que únicamente viajando al centro mismo de su lengua podría, a pesar de todos los riesgos, recuperar las zonas más profundas e íntima de su personalidad. El resultado es una obra auténtica, donde la lengua española, matizada por la riqueza del habla panameña y centroamericana, es la sangre vitalizadora por la que corre su historia. Y esta fue para mí la primera y grata sorpresa que encierra esta novela.

Por otra parte, no creo que Maritza López-Lasso habría tenido mayores dificultades en seleccionar un escenario más inmediato, el europeo en el que reside, para situar su mensaje, en muchos sentidos de amplia resonancia universal. Sin embargo, prefirió asumir el reto de situar la trama de su novela en el territorio americano, la mayor parte en la América hispana y brevemente en Norteamérica. De nuevo la vocación de autenticidad sirvió de acicate para que nuestra autora hiciera un esfuerzo de inmersión en los personajes, los contextos políticos y sociales, los hábitos y circunstancias propios en los que transcurrió la primera mitad de su vida. De ahí probablemente el carácter de autenticidad y de verosimilitud con que la obra llega al lector.

No menos extraordinaria me pareció la valentía con que la autora aborda la situación discriminada que debe padecer la mujer, en particular en Latinoamérica, pero que de ninguna manera es patrimonio exclusivo de la mujer latinoamericana. Nora –como la Nora Helmer, personaje de Casa de muñecas, de Ibsen– se rebela contra quienes desean reducirla al papel tradicional de mujer sumisa y dócil. Transgresora y rebelde, apoyada en una comunicación extrasensorial que le muestra el sentido último de su existencia, Nora nos hace saber que en la tolerancia de la injusticia y de la discriminación se encuentra la más ilegítima de las opciones.

Son, pues, estos tres factores los que dotan de singularidad y excelencia a esta novela que, sin duda, habrá de convertirse en un referente obligado de la literatura escrita por mujeres en la América hispana.

Haz clic en la foto para agrandarla:
Pío Serrano, editor de Verbum y Maritza López-Lasso Begoña Peris, Maritza López, Pío Serrano, Luz Lescure Begoña Peris, Maritza López, Pío Serrano, Luz Lescure Mesa principal

 
Reseñas y Entrevistas