Sangre africana, sangre india

 

Sobre la poesía de Maritza López-Lasso
Por Jorge de Arco, Periódico Información
Agosto 2008


Conocí la poesía de Maritza López-Lasso (Coclé, Panamá, 1957), a través del editor y poeta cubano Pío Serrano. Con su habitual generosidad, me hizo llegar unos textos de la escritora panameña para darlos a la luz en la revista arcense “Piedra del Molino”. Así, en el último número de esta publicación, apareció su bello poema “Sangre africana, sangre india”, enraizado en su actual condición de emigrante.

La reciente edición de “El corazón con que vivo” (Verbum. Madrid, 2008) –que lleva como pórtico el citado poema–, me ha devuelto el buen sabor del verso de López-Lasso. Este, su bautismo lírico –había editado anteriormente dos novelas–, da fe de su decir nostálgico y emocionado, pues desde su actual residencia en Suiza, la tierra natal y la viva memoria pretérita se tornan hilo conductor de todo el volumen: Quisiera regresar de nuevo/ al mundo imposible de ayer./ Allí donde se ríe y se baila,/ donde se llora y se canta,/ con el alma en la mano”.

La conciencia de la patria perdida (“Siempre me ha acompañado el fantasma de la culpa./ Por dejar atrás el país que me nutrió”), los retazos de una antigua naturaleza distinta y distante, y los soles amatorios que ahora la ausencia ha nublado, completan el universo temático de la poesía americana. “Los poemas surgen de situaciones del mundo cotidiano (…) y se revisten de un inusitado colorido y vigor”, afirma en su liminar Lourdes Rojas-Paiewonsky. Y esa es, precisamente, la mayor virtud de López-Lasso, crear desde la sencillez un volcán de lumbre poética. “Como cada mañana,/ la abuela barre callada su memoria,/ cada vez más lenta, más lenta./ Pasa a su lado una voz, pero ya sólo escucha/ el susurro lejano de los muertos/ y el rumor de la escoba que acaricia el patio”.

 Jorge de Arco
Periódico Información
28 de agosto de 2008

 
Reseñas y Entrevistas