module image

Entrevista a cargo de Rella Rosenshain
La Prensa
Julio 2008

  1. ¿Qué significa para usted la literatura?
    La literatura es la herramienta que me ayuda a expresar mis sentimientos y mis ideas gracias a la palabra escrita. Ha sido la llave que ha abierto la caja fuerte de mi corazón. Antes de comenzar a escribir me sentía como un volcán a punto de hacer erupción. Había vivido una vida millonaria en emociones en mi país de nacimiento (Panamá). Era un tiempo cargado de tabúes, un tiempo en que quien dictaba la ley era el padre, en el que el varón era el rey. Los hijos sólo tenían un derecho: el de callarse. Estas emociones reprimidas por la niña y la adolescente que fui tenían que encontrar una salida y ésta fue la escritura.


  2. ¿Qué sentimiento le sugiere el arte de la pluma?
    La palabra que asocio a la escritura es libertad. Cuando expreso mis sentimientos por medio de la pluma tengo la impresión de ser un pájaro, de ver el mundo desde un plano absoluto, de comprender mi razón de ser y de estar en este mundo.


  3. ¿Cómo se sumergió en el mundo de las letras? ¿Cómo se inició en esta faceta? ¿Considera que sus estudios de ingeniería civil han influido en su personalidad para que de alguna forma aflore su talento literario?
    No busqué ser escritora sino que descubrí que lo era. Después de diez años de vivir en Europa –con mi esposo, francés, y nuestros dos hijos– sentí la necesidad de escribir. Para mí era algo vital: o escribía o perecía. Escogí vivir. La escritura representó para mí un enorme desafío debido a que había seguido una formación técnica (ingeniería civil) que nada tenía que ver con la literatura. También por la falta de práctica de mi lengua materna: a fuerza de vivir en países en los que no se hablaba el español me sentía insegura y desraizada. Sin embargo, sabía que debía escribir.

    Mis estudios no han influido en mi personalidad. Siempre he sido la misma persona antes durante y después de mis estudios de ingeniería. Al igual que aprecio a mis semejantes por lo que son no por lo que adquieren, me gusta que la gente vea ese universo interior que muestro por medio de mis escritos.

    Lo que más influyó para que descubriera que dentro de mí había una escritora fue la lejanía de mi país, de mi lengua, de mis costumbres. Recibir el título de ingeniera civil en una época en que había todavía una marcada minoría de mujeres en esta carrera me sirvió, sobre todo, para demostrar a los hombres de esa época que las mujeres somos tan capaces como ellos.


  4. ¿Por qué recurre a la novela y a la poesía respectivamente?
    Los géneros literarios que he practicado hasta el momento son: novela, cuento, poesía y teatro. La novela surge cuando el tema que quiero desarrollar es de múltiples facetas; la poesía, en momentos de reflexión o de contemplación o cuando un evento de la vida crea un sentimiento profundo en mí.


  5. ¿Qué diferencias encuentra al momento de escribir novelas y poesías?
    Aunque en la novela puede haber poesía, la poesía y la novela son dos géneros literarios totalmente opuestos.


  6. Temas que acompañan a su poesía.
    Mis poemas, breves, evocan la memoria de mi vida pasada en un país lejano –Panamá–, el rechazo que muchas veces sufren los emigrantes en ciertos países europeos. En ellos no sólo denuncio la deshumanización y la falsedad por parte de los habitantes del país que los acoge sino que reivindico mis orígenes negro, indio y español. En la última parte del poemario canto a la naturaleza, a la vida, también al amor.


  7. ¿Qué le propone a sus lectores con “Ajuste de Cuentas” y “Pasión y Fe”, sus dos primeras novelas, y con “El corazón con que vivo”, su poemario?
    Con “Ajuste de Cuentas” propongo a mis lectores un panorama de una sociedad, la panameña, desde el punto de vista de dos hermanas de caracteres diametralmente opuestos. Con “Pasión y Fe”, el camino de tres personajes, que se cuestionan sobre temas existenciales, hacia la búsqueda de sí mismos. En “El corazón con que vivo” desvelo por medio de pinceladas de versos los puntos claves que han marcado mi vida. En mis presentaciones en Panamá y Penonomé quiero, además de dar a conocer mi obra, que mis compatriotas comprendan que muy lejos, del otro lado del océano Atlántico, una escritora se esfuerza por echar abajo los prejuicios que muchos europeos tienen con respecto a las personas provenientes del tercer mundo.

 
Reseñas y Entrevistas